Decisión nº 153-12 de Corte de Apelaciones Sala 2 de Zulia, de 12 de Julio de 2012 - Jurisprudencia - VLEX 391842150

Decisión nº 153-12 de Corte de Apelaciones Sala 2 de Zulia, de 12 de Julio de 2012

Procedimiento:Sin Lugar El Recurso Y Confirma
Ponente:Elida Ortiz
Número de Expediente:VP02-R-2012-000397
Fecha de Resolución:12 de Julio de 2012
Emisor:Corte de Apelaciones Sala 2
RESUMEN

Por los fundamentos expuestos esta Sala N° 2 Accidental de la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Estado Zulia, Administrando Justicia en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por Autoridad de la Ley, declara: PRIMERO: SIN LUGAR el recurso de apelación interpuesto por el Abogado IDEMARO ENRIQUE GONZÁLEZ SULBARAN, precedentemente identificado, en su carácter de... (ver resumen completo)

EXTRACTO GRATUITO

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

PODER JUDICIAL

Sala 2

Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Estado Zulia

Maracaibo, 12 de Julio de 2012

202º y 153º

ASUNTO PRINCIPAL : VP02-P-2012-010445

ASUNTO : VP02-R-2012-000397

DECISIÓN N° 153-12

PONENCIA DE LA JUEZA DE APELACIONES ELIDA ELENA ORTIZ

Han subido las presentes actuaciones, en virtud del recurso de apelación interpuesto por el Abogado IDEMARO ENRIQUE GONZÁLEZ SULBARAN, inscrito en el Inpreabogado bajo el N° 40.634, en su carácter de defensor del acusado ESMELI ALVER SMALL NAVA, identificado en actas, en contra de la decisión N° 320-12, de fecha 01 de mayo de 2012, dictada por el Juzgado Sexto de Primera Instancia en funciones de Control del Circuito Judicial Penal del estado Zulia, mediante la cual entre otras cosas declaró sin lugar la nulidad solicitada por la defensa del mencionado imputado, a quien el Ministerio Público le imputa la presunta comisión del delito de APROVECHAMIENTO DE COSAS PROVENIENTES DEL DELITO, previsto y sancionado en el artículo 470 del Código Penal, en perjuicio de La Universidad del Zulia.

Se ingresó la presente causa en fecha 31 de mayo de 2012, y se dio cuenta en Sala, designándose ponente a la Jueza Profesional ELIDA ELENA ORTIZ, quien con tal carácter suscribe la presente decisión, con fecha 25 de junio de 2012, se constituyó la Sala Accidental, en virtud de la inhibición presentada por la Jueza Profesional Silvia Carroz.

Esta Sala N° 2 de la Corte de Apelaciones en fecha 26 de junio de 2012, declaró admisible el recurso interpuesto, por lo que encontrándose dentro del lapso legal, se pasa a resolver sobre la procedencia de la cuestión planteada en los siguientes términos:

DEL RECURSO PRESENTADO POR LA DEFENSA

Se evidencia en actas, que el apelante interpone su recurso conforme al numeral 5 del artículo 447 del Código Orgánico Procesal Penal, basado en los siguientes argumentos:

Comienza su escrito esbozando que en fecha 01 de mayo de 2012 ejerció la defensa de su defendido, y solicitó la nulidad absoluta de las actas policiales que formaban el expediente, siendo el fundamento jurídico los artículos 191, 282 del Código Orgánico Procesal Penal y el artículo 44 de la Constitución de la República Bolivariana Venezuela. Continúa la defensa transcribiendo la decisión recurrida.

En el punto denominado Violación al derecho, expone que denunció que el tribunal A quo al declarar sin lugar nulidad absoluta planteada en al audiencia de presentación violó lo contemplado en el artículo 44 ordinal 1° de la Constitución de la República Bolivariana Venezuela y el articulo 248 del Código Orgánico Procesal Penal, ya que su defendido no fue aprehendido como infraganti o cuasiflagrante como lo señaló el Ministerio Público.

Igualmente planteó la defensa, que su defendido en ningún momento fue aprehendido en flagrancia o como lo denominó el Fiscal del Ministerio Público en la audiencia de presentación ni en cuasiflagrancia ya que el hecho que dio origen a esa investigación ocurrió el día 28 de abril de 2012 y la aprehensión de su defendido fue realizada el día 29 de abril de 2012 a las tres (03:00pm) de la tarde, debiendo tomar en cuanta que su defendido voluntariamente se trasladó al sitio donde se encontraban los tubos que habían sido robados de las instalaciones del Aula Magna de la Universidad del Zulia, en virtud de la llamada efectuada por un Comisario del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, para que se acercara al sitio, donde fue aprehendido por los funcionarios del organismo policial antes señalado, careciendo esa aprehensión irrita de una orden judicial emanada de un órgano jurisdiccional (Tribunales de Control y de Juicio), como que al haber transcurrido más de 26 horas de que ocurrieron los hechos, mal puede catalogarse como un delito en flagrancia, ya que para que fuese adecuado estos hechos a la norma que contempla lo relativo a la flagrancia es necesario que el juzgador tome en cuenta lo siguiente: que el delito se este cometiendo o acaba de cometerse, más aun cuando el sitio donde fue aprehendido su defendido es un sitio distinto a donde ocurrieron los hechos, de la misma forma no existió en ningún momento persecución policial que originó la detención de su defendido. Continuó la defensa citando doctrina referente a la flagrancia, y finalmente cita la obra “Nulidades Procesales Penal”, del autor Rodrigo Rivera Morales.

Siguió la defensa en el punto denominado, falsos supuestos de derecho en el decisión dictada por el Juez de la causa, citando un extracto de la decisión recurrida, y manifestó que, la aprehensión efectuada írritamente por los funcionarios actuantes se realizó sin una orden judicial o sin haber sido aprehendido cometiendo el delito o acabándolo de cometer, por tanto, se está en presencia de una violación de la garantía constitucional que poseen todos los ciudadanos nacionales o no, como lo es la libertad, contemplada en el artículo 44 ordinal 1° de la Constitución de la República Bolivariana Venezuela y el artículo 9 del Código Orgánico Procesal Penal, que señala lo relativo a la afirmación de la libertad y mal podría considerarse que ese acto pudiese ser objeto de saneamiento, ya que dichos actos son habitualmente de cumplimiento de formalidades donde el subsanarse no se violentan normas de carácter constitucional, ni violatorias del debido proceso.

Estableció que, la nulidad absoluta invocada en la audiencia de presentación tiene como objetivo la violación de la garantía constitucional (libertad personal) lo cual no puede ser objeto de saneamiento o convalidación ya que atenta contra uno de los derechos considerado como fundamentales como es la libertad personal y donde el juzgador A quo invocando supuestos tanto de hecho como de derecho totalmente distintos, pretende que consideremos una aprehensión irrita e ilegítima como un acto subsanable cuando el actuante policial no dio cumplimiento a las normas penales y constitucionales que debe hacer uso y que debe respetar al momento de su actuación, ya que de no ser así como es el caso de marras, estaría frente a la comisión de un delito por parte de los funcionarios actuantes como es una privación ilegítima de libertad, es por ello que solicita sea declarado con lugar la denuncia y sea declarada la nulidad del acto donde se aprehende a su defendido y de la misma forma se respeten todos sus derechos constitucionales y garantías procesales establecidos en el ordenamiento jurídico.

Finalmente en el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS