Decisión nº 11-12 de Tribunal Superior de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes. Sede Maracaibo. de Zulia, de Febrero 13, 2012

Contenido completo sólo para clientes

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS
RESUMEN

DECISION: IMPROCEDENTE LA SOLICITUD DE EXEQUÁTUR FORMULADA

EXTRACTO GRATUITO

EXP. N° 0239-12

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

EN SU NOMBRE

TRIBUNAL SUPERIOR DE PROTECCION DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES

CIRCUNSCRIPCION JUDICIAL DEL ESTADO ZULIA

SEDE MARACAIBO

SOLICITANTE: ROBERTO ANTONIO MANZANERO VILLACIS, venezolano, mayor de edad, titular de la cédula de identidad N° 4.161.840, domiciliado en el municipio Maracaibo del estado Zulia.

ABOGADO ASISTENTE: Tibaire Aranguren Rosales, Inpreabogado N° 47.839.

ASUNTO: EXEQUATUR EN DIVORCIO.

Comparece el ciudadano ROBERTO ANTONIO MANZANERO VILLACIS, con la asistencia dicha y en escrito presentado, expone que cumpliendo todas las formalidades de ley a través del procedimiento de exequátur, este Tribunal se sirva otorgarle el debido Reconocimiento y Fuerza Ejecutoria, para que surta todos los efectos legales en la República Bolivariana de Venezuela, a la sentencia firme dictada por el Juzgado Vigésimo Cuarto de lo Civil de Guayaquil, de la República del Ecuador, sobre el juicio de Divorcio por mutuo acuerdo N° 0932420060097, declarado con lugar el día 16 de mayo de 2008, en el que se disolvió por divorcio de mutuo consentimiento de las partes, el vínculo matrimonial efectuado en la ciudad de Guayaquil, República del Ecuador, el día 17 de agosto de 1991, que unía al ciudadano Roberto Antonio Manzanero Villacís con la ciudadana Leonor Rocío Cedeño Casanova; solicitud que hace con fundamento en el artículo 53 de la Ley de Derecho Internacional Privado, cuyos requisitos enumera y acompaña los siguientes recaudos: Copia certificada de la sentencia extranjera que declaró el divorcio en fecha 16 de mayo de 2008, apostillada; copia certificada del acta de matrimonio celebrado y asiento de la nota marginal de la sentencia de divorcio, apostilladas; copia certificada de inserción del acta de matrimonio en la Oficina Principal de Registro Público del Estado Zulia, y actas de nacimiento de Rafael Antonio y NOMBRE OMITIDO.

En fecha 8 de febrero de 2012 se le dio entrada, numeró y registró el ingreso de la presente solicitud; estando dentro de la oportunidad legal, este Tribunal Superior pasa a decidir en los siguientes términos:

I

DE LA COMPETENCIA

En primer lugar, de la revisión de las actas que contiene el presente expediente, se constata la existencia de sentencia que declara el divorcio de la pareja MANZANERO CEDEÑO, fallo del cual forma parte el acuerdo entre ellos sobre conceptos relativos a los hijos habidas durante el matrimonio, dos adolescentes, RAFAEL ANTONIO nacido el 25 de mayo de 1992, actualmente mayor de edad de diecinueve años, y NOMBRE OMITIDO, nacido el 21 de junio de 1996 hoy de quince años de edad, según consta de actas de nacimiento; lo cual forma parte integrante de la sentencia de divorcio dictada por el Juzgado Vigésimo Cuarto de lo Civil de Guayaquil de la República del Ecuador, y sobre la que se solicita el exequátur, documento al que este Tribunal Superior le da pleno valor probatorio, al haber sido incorporados en copias certificadas en forma auténtica y debidamente legalizados por la autoridad competente del país del cual emanan, con inserción de la Apostilla de la Convención de la Haya del 5 de octubre de 1961, y se estiman de conformidad con lo establecido en el artículo 852 del Código de Procedimiento Civil y 1.359 del Código Civil. En consecuencia, dada la existencia de un hijo adolescente de la pareja, de conformidad con lo previsto en los artículos 173 y 177 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente, este Tribunal Superior por su especialidad, en razón de la persona, resulta competente para conocer, por encontrarse involucrado un adolescente en la sentencia extranjera que se quiere hacer valer en Venezuela. Así se declara.

En segundo lugar, este Tribunal Superior como órgano jurisdiccional con competencia en materia de Niños, Niñas y Adolescentes, a los fines de determinar la competencia plena para conocer del presente asunto en razón de la materia, pasa a revisar si el procedimiento que dio lugar a la sentencia dictada por el Juzgado Vigésimo Cuarto de lo Civil de Guayaquil de la República del Ecuador, es o no de naturaleza contenciosa, por cuanto en caso afirmativo, deberá declarar su incompetencia de conformidad con lo previsto en el numeral 42 y el primer aparte del artículo 5 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia, por corresponder a la Sala de Casación Civil del Tribunal Supremo de Justicia, declarar la fuerza ejecutoria de las sentencias dictadas por autoridades extranjeras en asuntos contenciosos, y, resultar solamente competente este Tribunal Superior cuando se trate de ser el lugar donde se quiera hacer valer la sentencia o acto, siempre que se relacione con un procedimiento de naturaleza no contenciosa.

Al examen de las actas del contenido de la sentencia dictada por el Tribunal extranjero, aportada por el solicitante, se observa que los ciudadanos ROBERTO ANTONIO MANZANERO VILLACIS y LEONOR ROCIO CEDEÑO CASANOVA, comparecieron al Juzgado Vigésimo Cuarto de Guayaquil y manifiestan que con la partida de matrimonio que acompañan justifican que se encuentran unidos en matrimonio celebrado en esa ciudad el 17 de agosto de 1991, que procrearon dos hijos de 13 y 9 años de edad, establecen las potestades parentales respecto a los hijos comunes y no han adquirido bienes. Con los antecedentes expuestos y siendo la voluntad de los comparecientes de dar por terminado el matrimonio mediante el divorcio de mutuo consentimiento, amparan su petición en el artículo 107 del Código Civil. Admitida la demanda al trámite, se deja constancia que transcurridos más de los 60 días que exige la ley se convoca a las partes a una audiencia de conciliación; hallándose la causa en estado de resolver el Tribunal encuentra justificada la existencia del contrato matrimonial y la relación familiar de los hijos concebidos en el matrimonio, y oído de viva voz de los cónyuges el deseo de divorciarse por mutuo consentimiento, el Tribunal declara con lugar la demanda y en consecuencia disuelto por divorcio de mutuo consentimiento el vínculo matrimonial que unía a los cónyuges MANZANERO CEDEÑO, según sentencia de fecha 16 de mayo de 2008.

De la Sentencia de Divorcio dictada en fecha 16 de mayo de 2008 por el Juzgado Vigésimo Cuarto de Guayaquil, se observa y así se aprecia, que ordena que el contrato matrimonial celebrado entre las partes sea disuelto completamente a partir de esa fecha. Asimismo, incorpora el Acuerdo Final al que llegaron las partes sobre las potestades parentales. Sobre el aspecto para calificar un asunto como no contencioso, el Tribunal Supremo de Justicia venezolano, ha establecido lo siguiente:

Ahora bien, ha señalado este Alto tribunal en reiterada Jurisprudencia de la Sala Político Administrativa (Vid. S. de fecha 14 de octubre de 1999 y 6 de agosto de 1997), que lo relevante para calificar a un asunto como no contencioso “...no lo es la mera ausencia de contención, sino que se trate de procedimientos que por su naturaleza, pretensiones y finalidad respondan que las ‘partes’ en los mismos tengan un común interés y que la sentencia no resulte ‘condenatoria’ o...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS