Decisión de Juzgado Superior Noveno en lo Civil, Mercantil y del Transito de Caracas, de 21 de Marzo de 2007 - Jurisprudencia - VLEX 288981378

Decisión de Juzgado Superior Noveno en lo Civil, Mercantil y del Transito de Caracas, de 21 de Marzo de 2007

Procedimiento:Desalojo
Ponente:Cesar Dominguez Agostini
Número de Expediente:7822
Fecha de Resolución:21 de Marzo de 2007
Emisor:Juzgado Superior Noveno en lo Civil, Mercantil y del Transito
RESUMEN

PRIMERO: Se declara CON LUGAR el Recurso de Apelación interpuesto por los apoderados judiciales de la parte actora y demandada, contra la decisión proferida por el Juzgado Sexto de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas, en fecha 17 de abril de 2006. SEGUNDO: Se declara CON LUGAR el vicio de incongruencia, alegado... (ver resumen completo)

EXTRACTO GRATUITO

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

EN SU NOMBRE

JUZGADO SUPERIOR NOVENO EN LO CIVIL, MERCANTIL Y DEL TRANSITO DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ÁREA METROPOLITANA DE CARACAS

Exp. No. 7822

“VISTOS” CON INFORMES DE LAS PARTES.

PARTE ACTORA: SOCIEDAD MERCANTIL C.A. METRO DE CARACAS, inscrita en el Registro Mercantil Primero de la Circunscripción Judicial del Distrito Federal y Estado Miranda, en fecha 8 de agosto de 1997, bajo el No. 18, Tomo 110-A, cuya última modificación quedó inscrita en la misma Oficina de Registro, el 4 de septiembre de 2001, bajo el No. 72, Tomo 170-A-Pro.

APODERADOS JUDICIALES: MARYORIE GARBOZA CEBALLOS, NAHOMÍ ISABEL FIGUERA RENGEL, MARÍA ALEJANDRA GÓMEZ, CARLOS FLORES, BLANCA AZUCENA ZAMBRANO CHAFARDET, KILSON RAFAEL TORO VILLEGAS, JUAN PEDRO GRATEROL B., MARÍA GABRIELA BAZANTA, ANTULIO DE JESÚS MOYA TOVAR, NATHALYE ZOGHBI ESTABA, FELIPE NERIO TORRES y JOSÉ LUIS MARTÍN, abogados en ejercicio e inscritos en el Inpreabogado bajo los Nos. 49.375, 48.362, 53.180, 75.326, 28.689, 82.212, 11.114, 72.010, 21.562, 98.869, 79.653 y 97.988, en su mismo orden.

PARTE DEMANDADA: FUENTE DE SODA UD-TODOS, C.A., domiciliada en Caracas e inscrita en el Registro Mercantil Segundo de la Circunscripción Judicial del Distrito Federal y Estado Miranda, en fecha 12 de agosto de 1985, bajo el No. 30, Tomo 36-A-Sgdo. APODERADOS JUDICIALES: JULIAN BLANCO RAVELO y DANIEL JESÚS SALERO, abogados en ejercicio e inscritos en el Inpreabogado bajo los Nos. 23.090 y 23.435, respectivamente.

MOTIVO: DESALOJO.

DECISIÓN APELADA: SENTENCIA PROFERIDA POR EL JUZGADO SEXTO DE PRIMERA INSTANCIA EN LO CIVIL, MERCANTIL Y DEL TRANSITO DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL AREA METROPOLITANA DE CARACAS, EN FECHA 17 DE ABRIL DE 2006.

Recibidos los autos procedentes del Juzgado Superior Distribuidor en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas, mediante sentencia del 1° de agosto de 2006, de conformidad con lo establecido en el artículo 321 del Código de Procedimiento Civil, se fijó el décimo (10mo.) día de despacho a partir de la referida fecha, para dictar sentencia definitiva.

Llegada la oportunidad, pasa esta Alzada a decidir sobre la base de las siguientes consideraciones:

-PRIMERO-

Alegan los apoderados actores en su escrito libelar que en fecha 1° de enero de 2000, su representada celebró un contrato de arrendamiento con la Sociedad Mercantil Fuente de Soda UD-TODOS, C.A, sobre un inmueble constituido por un local ubicado en el Boulevard de Caricuao, con un área de doscientos dieciséis metros cuadrados (216 mts2), identificado con la letra ”S”, destinado única y exclusivamente para Fuente de Soda. Que la empresa demandada no ha cumplido con su obligación de cancelar el cánon de arrendamiento en los términos expuestos en el contrato y a pesar de las múltiples gestiones de cobro extrajudiciales realizadas por la C.A. Metro de Caracas ha sido imposible lograr su cancelación. Que desde el mes de enero de 2002 y hasta la presente fecha, la demandada ha cesado en el pago de los correspondientes cánones de arrendamiento, no obstante seguir ocupando el inmueble objeto del contrato, incumpliendo de esta manera con sus obligaciones contractuales y legales establecidas en las disposiciones de la Cláusula Tercera del Contrato y ordinal 2° del artículo 1.592 del Código Civil, referidas a la obligación de la arrendataria de pagar las pensiones de arrendamiento en los términos convenidos, adeudando por ello a su representada, la cantidad de TRES MILLONES SETECIENTOS SETENTA MIL DOSCIENTOS OCHENTA Y SEIS BOLÍVARES CON VEINTINUEVE CENTÍMOS (Bs. 3.770.286,29), correspondiente a cuatro (4) mensualidades de arrendamiento vencidas que comprenden los meses de enero, febrero, marzo y abril de 2002, a razón de NOVECIENTOS SEIS MIL SETECIENTOS CINCUENTA Y NUEVE BOLÍVARES (Bs. 906.759,00) cada una. Que debido al incumplimiento de pago de los cánones de arrendamiento del contrato por parte de la accionada y de conformidad con lo dispuesto en la Cláusula Dieciocho del mencionado Contrato de Arrendamiento, se generaron intereses de mora sobre los cánones insolutos, los cuales fueron calculados conforme al promedio de la tasa pasiva de las seis (6) principales entidades financieras conforme a la información suministrada por el Banco Central de Venezuela, ascendiendo a la cantidad de CIENTO CUARENTA Y TRES MIL DOSCIENTOS CINCUENTA BOLÍVARES CON VEINTINUEVE (Bs. 143.250,29) hasta la presente fecha, según posición deudora al 11 de abril de 2002, elaborada por la Oficina de Facturación y Cobranzas de la Gerencia de Administración y Finanzas de la C.A. Metro de Caracas. Que esta falta de pago de cánones de arrendamiento y los intereses generados por tal incumplimiento, constituyen daños y perjuicios ocasionados a su mandante. Que en la Cláusula Séptima del Contrato se estableció que la demandada se obligaba a no efectuar ningún cambio en el inmueble, ni construir, ni agregarle nada, sin el previo consentimiento de la C.A. Metro de Caracas dado por escrito. Que no conforme con su insolvencia en el pago del cánon de arrendamiento, la accionada incumplió nuevamente con su obligación contractual al construir dos (2) habitaciones en el fondo del local arrendado sin la previa autorización dada por escrito de la demandante. Que la demandada expende bebidas alcohólicas y permite la realización de juegos de suerte, envite y azar dentro del local arrendado; circunstancia ésta que demuestra por parte de la accionada un cambio en el uso o destino del inmueble acordado en el contrato de arrendamiento, incumpliendo así lo establecido en la Cláusula Primera del referido Contrato, así como los literales a) b) y k) de la Cláusula Quinta del mismo. Que la demandada, igualmente, incumplió el Contrato de Arrendamiento en su Cláusula Catorce, correspondiente a la obligación adquirida de suscribir una póliza de seguro contra los riesgos de incendio, inundación, hurto y robo que cubriera los bienes muebles de su propiedad que se encontraran dentro del inmueble arrendado e incluir en ella a la C.A. Metro de Caracas como coasegurada, toda vez que la póliza de seguros no se encontraba vigente. Que fundamentan la presente acción en los artículos 1.159, 1.579, 1.592, 1.264, 1.271, 1.273, 1.594 del Código Civil, y 34 de la Ley de Arrendamientos Inmobiliarios. Que la demandada ha incumplido de manera continua y reiterada las obligaciones contraídas en el contrato de arrendamiento, en cuanto al pago oportuno de las pensiones de arrendamiento y cambio del uso o destino del inmueble arrendado. Que también, violó la Cláusula Séptima del Contrato al realizar cambios, modificaciones y construcciones en el inmueble sin autorización de su representada. Que igualmente, quebrantó la Cláusula Quinta en sus literales a), b) y k) del Contrato, por destinar el inmueble arrendado a un uso distinto a lo establecido en la Cláusula Primera sin la debida autorización y por expender bebidas alcohólicas en el local y, al permitir la realización de juegos de suerte, envite y azar en el inmueble arrendado. Que también incumplió la demandada, la Cláusula Decimocuarta del Contrato al no tener al día la Póliza de Seguro prevista en dicha cláusula. Que ese reiterado incumplimiento de las cláusulas contractuales antes descritas y siendo infructuosas las gestiones de cobro extrajudicial realizadas por la C.A Metro de Caracas, se han ocasionado graves daños y perjuicios a su representada al no recibir el pago de los cánones de arrendamiento y continuar la demandada ocupando y usando el inmueble arrendado en forma gratuita, no obstante necesitar su mandante los montos adeudados y el inmueble, por ende, es evidente que la falta de pago de los cánones de arrendamiento en la forma contractualmente convenida le ha originado daños y perjuicios a su poderdante en los términos de los artículos 1.271 y 1.273 del Código Civil, de la Cláusula Dieciocho del Contrato y del artículo 27 de la Ley de Arrendamientos Inmobiliarios. Que la presente acción cumple con los requisitos establecidos en el artículo 34, literales a) y d) de la Ley de Arrendamientos Inmobiliarios, tanto en lo que respecta a que el Contrato de Arrendamiento es a tiempo indeterminado, toda vez que al vencimiento del término la accionada continuó como arrendataria y en posesión del referido inmueble de acuerdo a lo establecido en el artículo 1.600 del Código Civil, como en lo concerniente a la falta de pago de más de dos (2) mensualidades consecutivas y cambio del uso o destino que para el inmueble se pactó en el Contrato de Arrendamiento, sin el consentimiento previo y por escrito de su representada. Que por las razones de hecho y de derecho alegadas, procedieron a demandar a la Sociedad Mercantil Fuente de Soda UD-TODOS, C.A., para que convinieran o en su defecto fuesen condenados por el Tribunal: 1) Que se ordene la desocupación y por ende la entrega material a su representada del inmueble constituido por un local, ubicado en el Boulevard de Caricuao, con un área de doscientos dieciséis metros cuadrados (216 mts.), identificado con la letra “S”, por haber dejado de cancelar los cánones de arrendamiento de enero, febrero, marzo y abril de 2002, y cambiar el uso o destino del inmueble sin autorización del arrendador. 2) Que declarada con la desocupación del inmueble de marras, se acordara la entrega del mismo totalmente libre de bienes y de personas, solvente en cuanto a los servicios públicos se refiere, así como en las mismas buenas condiciones de mantenimiento y conservación en que le fue entregado, a tenor de lo dispuesto en la Cláusula Cuarta del Contrato de Arrendamiento y artículos 1.594 y 1.595 del Código Civil. 3) De conformidad con los artículos 1.271 y 1.273 del Código Civil, en concordancia con el artículo 340, ordinal 7° del Código de Procedimiento...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS