Decisión de Juzgado Noveno Superior Del Trabajo de Caracas, de 31 de Marzo de 2008 - Jurisprudencia - VLEX 288687606

Decisión de Juzgado Noveno Superior Del Trabajo de Caracas, de 31 de Marzo de 2008

Procedimiento:Enfermedad Profesional, Daño Moral Y Otros
Ponente:Juan Carlos Celi
Número de Expediente:AP22-R-2007-000440
Fecha de Resolución:31 de Marzo de 2008
Emisor:Juzgado Noveno Superior Del Trabajo
RESUMEN

PRIMERO: PARCIALMENTE CON LUGAR la apelación interpuesta en fecha 4 de Diciembre de 2007, por la abogado ANA ISABEL FALCON, en su carácter de apoderada judicial de la parte demandada, oída en ambos efectos el 10 de Diciembre de 2007. SEGUNDO: PARCIALMENTE CON LUGAR la apelación interpuesta en fecha 5 de Diciembre de 2007, por el abogado DANIEL ALBERTO FRAGIEL, en su carácter de apoderado judicial ... (ver resumen completo)

EXTRACTO GRATUITO

BOLIVARIANA DE VENEZUELA

PODER JUDICIAL

Juzgado Noveno Superior del Circuito Judicial del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas.

Caracas, 31 de Marzo de 2008.

196° y 149°

PARTE ACTORA: MARIA DEL PILAR MARTINEZ FIGUEIRA, venezolana, mayor de edad, de este domicilio, titular de la Cédula de Identidad No. V- 4.512.011.

APODERADOS JUDICIALES DE LA PARTE ACTORA: RAMON ALFREDO AGUILAR, RAMIRO SOSA RODRIGUEZ, MARIA FATIMA DA COSTA, CARLOS MACHADO MANRIQUE, NAYESCA BOLIVAR ESPARRAGOZA, GABRIELA BRICEÑO GARCIA, YOSELIN RODRIGUEZ ROJAS, DANIEL ALBERTO FRAGIEL ARENAS y NADYTZA MARE MASLOV URIZAR, abogados en ejercicio, inscritos en el Inpreabogado bajo los Nos. 38.383, 37.779, 64.504, 17.201, 97.164, 114.215, 118.068, 118.243 y 97.675, respectivamente.

PARTE DEMANDADA: BANCO PROVINCIAL, S. A., originalmente inscrita en el Registro de Comercio llevado por el entonces Juzgado de Primera Instancia en lo Mercantil del Distrito Federal, en fecha 30 de Septiembre de 1952, cuyos estatutos modificados están contenido en un solo texto, según se evidencia de asiento inscrito ante el Registro Mercantil Primero de la Circunscripción Judicial del Distrito Federal y Estado Miranda, el 14 de Diciembre de 1994, bajo el No 58, Tomo 186-A-Pro.

APODERADOS JUDICIALES DE LA PARTE DEMANDADA: JOSE LUIS SALAS, JOSE GREGORIO RIVAS SERRANO, GUSTAVO ADOLFO GUZMAN SALAZAR MARYOLGA GIRAN CORTEZ, ANIBAL MEJIA ZAMBRANO, LUIS RAFAEL GARCIA, SHIRLEY MONTES CARCIENTE, BEATRIZ CHAVERO GRATEROL, FRANCISCO JOSE URDANETA LEONARDI y DANIEL ENRIQUE ALICANDU URBINA, abogados en ejercicio, inscritos en el Inpreabogado bajo los Nos. 27.778, 35.370, 66.958, 8.220, 44.072, 65.377, 98.415, 8.120, 105.276 y 97.489, respectivamente.

MOTIVO: Indemnizaciones por enfermedad profesional y daño moral.

VISTOS: Estos Autos.

Conoce este Juzgado Superior del presente expediente en virtud de las apelaciones interpuestas en fechas 4 y 5 de Diciembre de 2007, por los abogados ANA ISABEL FALCON y DANIEL ALBERTO FRAGIEL, en sus carácter de apoderados judiciales de la parte demandada y actora, respectivamente, contra la sentencia dictada por el Juzgado Décimo Cuarto de Primera Instancia de Juicio del Circuito Judicial del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas, en fecha 28 de Noviembre de 2005, oídas en ambos efectos la apelación de la parte demandada el 10 de Diciembre de 2007 y la de la parte actora oída en ambos efectos el 18 de Enero de 2008, por el Juzgado Décimo Cuarto de Primera Instancia de Juicio de este Circuito Judicial.

Mediante auto de fecha 19 de Diciembre de 2007, se dio por recibido el expediente y se dejó expresa constancia que al quinto (5°) día hábil siguiente a esa fecha se procedería a fijar el día y la hora para que tuviera lugar la audiencia oral y pública, la cual se fijó en fecha 11 de Enero de 2008, para el 24 de Enero de 2008 a las 9:00 a.m.

Por auto de fecha 17 de Enero de 2008, este Tribunal ordenó remitir la presente causa al Juzgado Décimo Cuarto de este Circuito a los fines de que se pronuncie sobre la apelación de la parte actora y proceda a devolverlo a la brevedad posible en virtud de que el 24 de Enero de 2008 se celebraría la audiencia.

Por auto de fecha 18 de Enero de 2008, el Juzgado Décimo Cuarto de este Circuito Judicial oyó en ambos efectos la apelación interpuesta por la parte actora en fecha 05 de diciembre de 2007.

Mediante diligencia de fecha 18 de Enero de 2008, los apoderados judiciales de la parte actora y demandada, respectivamente, solicitaron suspender la causa por un lapso de 20 días hábiles contados a partir de esa fecha.

Por auto de fecha 21 de Enero de 2008, este Juzgado acordó lo solicitado y homologó dicha suspensión en los términos antes expuestos, dejando constancia que una vez transcurrido dicho lapso la causa se reanudaría en el estado procesal que se encontraba.

Por auto de fecha 20 de Febrero de 2008, se fijo la oportunidad para la celebración de la audiencia oral para el día 11 de Marzo de 2008 a las 2:00 p.m.; en esa fecha se difirió el dispositivo para el 26 de Marzo de 2008 a las 8:45 a.m.

Celebrada como ha sido la audiencia oral y una vez dictado el dispositivo, estando dentro de la oportunidad legal para hacerlo, este Tribunal pasa a reproducir el fallo en los siguientes términos.

CAPITULO I

ALEGATOS DE LAS PARTES

Alegó la parte actora en su escrito libelar que prestó servicios para la parte demandada desde el 05 de Noviembre de 1985, que desde 1997 ocupó el cargo de director de la unidad de normativa y clasificación de riesgos crediticios; que devengaba un salario mensual base de Bs. 2.998.579,00 o Bs. 99.952,63 diarios y un salario promedio o integral mensual de Bs. 5.304.101,33 o Bs. 176.803,37 diarios; que sufrió una incapacidad absoluta y temporal durante un (1) año que fue declarada por el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, debido al padecimiento por parte de la trabajadora de una enfermedad profesional, específicamente un trastorno depresivo mayor padecido en ocasión del medio ambiente de trabajo y las condiciones o factores materiales, psicológicos y emocionales de dicho ambiente de trabajo y la actividad desarrollada, según consta del expediente médico llevado por el servicio de psiquiatría; que a partir del año 1997, luego de la adquisición del Banco por accionistas españoles y a partir de la nueva administración se cambiaron las condiciones de trabajo exigiéndole considerables esfuerzos físicos y mentales, creándose un ambiente de trabajo de presión y altas exigencias viéndose obligada a laborar un alto número de horas extras, así como sábados y/o domingos durante los años 1998, 1999, 2000 y enero y febrero de 2001; que durante los años 1999 y 2002 tuvo que asumir cargos de otros directores incrementándose la cantidad de trabajo y responsabilidades; que el Banco no pagó la bonificación por resultados obtenidos que le correspondía conforme a los logros obtenidos durante el año 2000 la cual le fue pagada a otros jefes o directores de unidad; que habiendo sufrido una enfermedad profesional ocasionada por las condiciones de su ambiente de trabajo que consiste en “…Hiperorexia ó anorexia, insomnio, apatía, astenia, adinamia, fatiga, cansancio crónico, inestabilidad, sensación de no poder cumplir con sus expectativas intelectuales y profesionales, desubicación en su área profesional…”; que por ello, surge y nace en cabeza del patrono la obligación de indemnizar a la trabajadora por la incapacidad absoluta y temporal de conformidad con lo establecido en el artículo 33 de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo, numeral 2 y se le debe pagar una indemnización triple de su último salario de un año, es decir, Bs. 190.947.647,94; que además del padecimiento psicológico y su tratamiento acarrearon daños y afecciones emotivas, personales, conyugales, familiares y sociales que van mucho más allá de la simple pérdida de la capacidad productiva y cuya indemnización corresponde a su empleador por haber sido ocasionado dicho daño por el padecimiento de una enfermedad profesional; que al haber padecido un trastorno mental severo y estar sometida al tratamiento con medicamentos por el periodo de un (1) año quedó impedida de disfrutar de prácticamente todas las actividades de su vida cotidiana; por lo que estimó el daño moral en la cantidad de Bs. 1.000.000.000,00; que por estas razones demanda al Banco Provincial para que convenga en pagar o sea condenado por el Tribunal a pagar lo siguiente: indemnización por la enfermedad sufrida y la incapacidad Bs. 190.947.647,94 de conformidad con lo establecido en el artículo 33 de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo, numeral 2; Bs. 1.000.000.000,00 por daño moral más los intereses.

La representación judicial de la demandada, en la oportunidad legal para dar contestación a la demanda, aceptó los siguientes hechos: que entre las partes existió un contrato de trabajo o relación de trabajo; que la actora ingresó el 05 de Noviembre de 1985; que el último cargo fuera el de Director de la Unidad de Normativa y Clasificación de Riesgos Crediticios, que la relación culminó el 03 de Julio de 2002; que el salario mensual era de Bs. 2.998.579,00, que la incidencia mensual de las utilidades fue de Bs. 999.526,33; que el subsidio familiar fue de Bs. 2.500,00; que recibió por prestaciones sociales Bs. 170.270.888,04 y que la actora sufrió una incapacidad absoluta y temporal durante el periodo de 1 año.

La parte demandada negó que se deba considerar el salario integral para la bonificación por resultados a la cual nunca fue acreedora; que el salario integral fue de Bs. 5.304.101,32 pues su salario integral fue de Bs. 4.400.415,85; que la incidencia del bono vacacional fue de Bs. 383.151,74 porque su incidencia era de Bs. 399.810,52; que la incapacidad haya sido consecuencia del padecimiento de una enfermedad profesional pues la misma se debió a múltiples factores de los cuales no es responsable; que el trastorno depresivo mayor haya sido consecuencia del medio ambiente de trabajo y las condiciones o factores materiales, psicológicas y emocionales de dicho ambiente; que a partir del año 1997 se le hayan cambiado las condiciones de trabajo o se le haya exigido esfuerzos físicos y mentales, o que se le obligara a laborar un alto número de horas extras; que durante los años 1998, 1999 y 2000 haya sido obligada a laborar sábados y domingos; que haya tenido que asumir las responsabilidades y gestiones de la gerente de sector y de 2 jefes de sub unidades; que haya sido acreedora de la bonificación por resultados del año 2000; que haya sido sometida a condiciones materiales, psicológicas y emocionales que colapsaron su capacidad emocionales que colapsaron su capacidad emocional; negó las cantidades y conceptos demandados;...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS