Decisión de Juzgado Superior en lo Civil, Mercantil, Tránsito, Trabajo y Protección del Niño y del Adolescente de Barinas, de Marzo 11, 2011

Contenido completo sólo para clientes

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS
RESUMEN

Por las razones y consideraciones precedentemente expuestas, este Juzgado Superior en lo Civil, Mercantil, Tránsito y Protección del Niño y del Adolescente de la Circunscripción Judicial del Estado Barinas, Administrando Justicia en Nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por Autoridad de la Ley, dicta sentencia en los términos siguientes: PRIMERO: Se deja SIN EFECTO la desaplicación... (ver resumen completo)

EXTRACTO GRATUITO

JUZGADO SUPERIOR EN LO CIVIL, MERCANTIL, DEL TRANSITO Y

DE PROTECCION DEL NIÑO Y DEL ADOLESCENTE DE LA

CIRCUNSCRIPCION JUDICIAL DEL ESTADO BARINAS

EXPEDIENTE N° 2009-3062-C.B

JUICIO: SIMULACION

MOTIVO: CUESTIONES PREVIAS

DEMANDANTE:

Gonzalo Antonio Palumbo González, venezolano, mayor de edad, titular de la cédula de identidad personal número V- 5.019.932, domiciliado en la Población de Socopó, Parroquia Ticoporo del Municipio Antonio José de Sucre del estado Barinas.

APODERADOS JUDICIALES:

Emmanuel Antonio Alfonso Malavé, Malquides Antonio Ocaña y Paulo Emilio Uzcategui, venezolanos, mayores de edad, titulares de las cédulas de identidad personal números V- 283.764, V-4.255.804 y V-8.002.994 respectivamente e inscritos en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo los Nº 56.562, 52.395 y 31.007, de este domicilio.

DEMANDADA:

Sociedad Mercantil INGPROCON 3000 C.A., domiciliada en la Zona Metropolitana de Caracas, inscrita por ante el Registro Mercantil Quinto de la Circunscripción Judicial del Distrito Capital y del estado Miranda, bajo el N° 38, del Tomo 875-A, de fecha 03 de marzo del 2004 en la persona de su representante legal y única accionista ciudadana: Zulay Maria Rada Landaeta, venezolana, mayor de edad, titular de la cédula de identidad N° 6.968.903 de este domicilio.

APODERADOS JUDICIALES:

Carlos Eduardo Álvarez Martínez y Gustavo Espinoza Pino, venezolanos, mayores de edad, titulares de las cédulas de identidad personal números V- 9.970.997 y V- 3.037.605 respectivamente e inscritos en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo los N° 52.326 y 25.372, de este domicilio.

ANTECEDENTES

La presente causa se tramita ante este tribunal, con motivo del recurso de apelación interpuesto por el abogado en ejercicio ciudadano: Malquides Antonio Ocaña, venezolano, mayor de edad, titular de la cédula de identidad personal número V- 4.255.804, inscrito en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo el N° 52.395, con el carácter de co-apoderado judicial del ciudadano: Gonzalo Antonio Palumbo González, venezolano, mayor de edad, titular de la cédula de identidad personal número V- 5.019.932, de este domicilio, en su condición de parte actora de autos, contra las sentencias dictadas por el Juzgado Segundo de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil de la Circunscripción Judicial del estado Barinas, en fechas 12 de agosto y 16 de septiembre de 2009, en el juicio interpuesto contra la Sociedad Mercantil INGPROCON 3000 C.A., domiciliada en la Zona Metropolitana de Caracas, inscrita por ante el Registro Mercantil Quinto de la Circunscripción Judicial del Distrito Capital y del estado Miranda, bajo el N° 38, del Tomo 875-A, de fecha 03 de marzo del 2004 en la persona de su representante legal y única accionista ciudadana: Zulay Maria Rada Landaeta, venezolana, mayor de edad, titular de la cédula de identidad N° 6.968.903 de este domicilio y que se tramita en el expediente Nº 09-9242-CO., de la nomenclatura del referido Tribunal.

En fecha 14 de octubre de 2009, se recibió por distribución en esta alzada, se le dio entrada y el curso legal correspondiente.

En fecha 12 de noviembre de 2009, cursa auto dictado por este Tribunal agregando a los autos oficio N° 1234 de fecha 11 de noviembre de 2009 proveniente del Juzgado Segundo de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil de la Circunscripción Judicial de estado Barinas en la que solicitó a este Tribunal se sirviera remitir el cuaderno de tercería.

En fecha 12 de noviembre de 2009, cursa al folio (229), auto del Tribunal, en el que ordenó el desglose del señalado cuaderno del presente expediente y ordenando dejar en su lugar copia certificada del mismo; y ordenándose además el envió o remisión del señalado Cuaderno de Tercería al Juzgado Segundo de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil de la Circunscripción Judicial del estado; remitiéndose en la misma fecha con oficio N° 356.

En fecha 23 de noviembre de 2009, oportunidad para la presentación de los informes se observa que ambas partes hicieron uso de tal derecho; el Tribunal fijó lapso para las observaciones escritas sobre los informes presentados.

En fecha 08 de diciembre de 2009, oportunidad para la presentación de las observaciones se observa que ambas partes hicieron uso de tal derecho; el Tribunal fijó lapso de sesenta (60) días calendario para dictar la correspondiente sentencia.

En fecha 01 de marzo de 2010, se difirió la sentencia por treinta (30) días.

En la fecha fijada para dictar sentencia no fue posible hacerlo, por lo que en esta oportunidad se pasa a decidir en los términos siguientes:

DE LA DEMANDA

La parte actora presentó escrito de reforma de la demanda en fecha 18 de marzo del año 2009, cuyo contenido por razones de método se transcribe parcialmente a continuación:

Que todo comenzó aproximadamente un lunes seis de febrero de dos mil seis (06-02-2006) cuando su representado se encontraba en la oficina sede de la Sociedad Mercantil Ingprocon 3000 C.A., Edificio Torrosa, Nivel Mezzanina en la Avenida Orinoco entre Calles Jalisco y Monterrey de la Urbanización Las Mercedes, de la Zona Metropolitana, aproximadamente antes de las 12 del medio día, en ese momento llegó la representante de la co-demandada en compañía del ciudadano: Oscar Enrique Bracho Malpica, titular de la cédula de identidad N° V- 1.741.081 y después de intercambiar entre los tres, algunas palabras amigables y familiarmente Zulay María Rada Landaeta le preguntó: ¿Gonzalo que vas hacer con las tierras que tienes en Socopó? , el le respondió: bueno…, hasta ahora tengo algunos proyectos, ¿por qué?, -le preguntó-, y ella le respondió: es que Oscar y yo tenemos unos excelentes contactos en Inverunión, y podríamos hacer cualquier cosa, como por ejemplo…, una urbanización, pero eso si, “tendrías que poner los documentos de las tierras a nombre de la constructora Arquiobras que es de Oscar, porque es a él a quien conocen y eso les inspira mas confianza. Que luego de unos segundos en silencio, Oscar Enrique Bracho Malpica interviene y dijo: ¡Zulay! Me parece mejor que lo hagamos con INGPROCON, al final de cuentas es igual y además el está casado con tu prima; a lo que preguntó ¿Te parece bien Gonzalo?, y su mandante respondió: Yo no tengo ningún problema, pero… ¿Cómo vamos a preparar todo?; a esa pregunta Oscar le respondió con mucha confianza y le dijo: No te preocupes por eso, Zulay por favor dame un papel y un lápiz, y tú Gonzalo, acércate un poco y les explico a los dos como nos vamos a organizar, que fue en ese preciso momento cuando el ciudadano: Oscar Enrique Bracho Malpica, verbalmente le propuso a su poderdante, que una vez aprobado el crédito que solicitarían, tomarían los recursos económicos de algunas partidas y le pagarían la totalidad acordada por el terreno que sería Un Millón de Bolívares Fuertes (Bs. 1.000.000,oo) (cantidad que consta en el documento de compraventa que mencionarán mas adelante) y que además, para compensar el precio que aparecería en dicha compraventa, le reconocerían el 20% sobre la utilidad neta de la venta de cada vivienda que se construiría, tal como quedó plasmado del puño y letra del ciudadano: Oscar Bracho Malpica y que consta en hoja de papel común de color amarillo de block de notas.

Adujeron que la co-demandada es prima hermana de la cónyuge de su representado, ciudadana: Maria Matilde Anselmi Landaeta, venezolana, mayor de edad, domiciliada en la ciudad de Caracas Zona Metropolitana, titular de la cédula de identidad N° V- 4.774.015, tal como lo evidencian las partidas de nacimiento archivadas en el Departamento de Datos Filiatorios de la Dirección de Dactiloscopia y Archivo Central de la Oficina Nacional de Identificación y Extranjería del Ministerio del Interior y Justicia de la Republica Bolivariana de Venezuela, expedidas por la Prefectura de la Parroquia La Candelaria bajo los Nros. 3040 de fecha 25-11-1958, y N° 819 del año 1967 respectivamente.

Que por razones morales no se le hizo un contra-documento a la co-demandada, porque jamás pensó su poderdante que pudiera ser objeto de un señuelo para despojarlo de su propiedad, como realmente ella ha pretendido hacer; lo que guarda relación estrecha con el contenido del Numeral 1° del artículo 1.393 del Código Civil.

Que estando en Caracas, después de concertar un acuerdo con la co-demandada días antes de la firma, en fecha 17 de noviembre del 2006, la ciudadana: Zulay Maria Rada Landaeta en su carácter de Presidenta y única Accionista, de la Sociedad Mercantil Ingprocon 3000 C.A., trasladó la Notaria Pública Novena del Municipio Chacao del estado Miranda, a la sede Comercial y administrativa de la Sociedad que ella representa para la celebración del contrato de compraventa, que ahí se materializó el malhadado contrato, por documento autenticado bajo el N° 67, Tomo 188 de los Libros de Autenticaciones; que como hecho curioso, al momento de retirarse los funcionarios de la Notaria, después de realizado el citado acto exigieron el pago de los emolumentos de ley, y ella (Zulay) les respondió que después les pagaba, lo cual demostró el grado de confianza el grado de confianza que existe entre ella y los funcionarios de la citada oficina.

Que el señalado documento fue protocolizado posteriormente ante la Oficina de Registro Público de los Municipios Pedraza y Antonio José de Sucre de la Circunscripción Judicial del estado Barinas, en fecha 08 de diciembre de 2006, quedando registrado bajo el N° 18 del Protocolo Primero, Tomo veinticinco (25), folios del 41 al 46, Principal y Duplicado, Cuarto Trimestre del mismo año; que como fuerte indicio de esta simulación, existe el hecho incontrovertible y que llama poderosamente la atención, pues el documento antes citado, fue presentado para su protocolización por su mandante, ciudadano: Gonzalo Antonio Palumbo González, gestión...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS