Decisión de Corte de Apelaciones Sala Uno de Merida, de 26 de Septiembre de 2013

Contenido completo sólo para clientes

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS
RESUMEN

DISPOSITIVA Por los razonamientos antes expuestos, esta Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del estado Mérida, administrando justicia en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por autoridad de la Ley, hace los siguientes pronunciamientos: PRIMERO: Declara CON LUGAR la apelación interpuesta la apelación interpuesta por el abogado Wilson Yguaran Ospino, en su condición de... (ver resumen completo)

EXTRACTO GRATUITO

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

CIRCUITO JUDICIAL PENAL MÉRIDA DEL ESTADO MÉRIDA

Corte de Apelaciones Penal del Circuito Judicial Penal del Estado Mérida

Mérida, 26 de Septiembre de 2013

203º y 154º

ASUNTO PRINCIPAL : LP01-P-2012-007530

ASUNTO : LP01-R-2013-000040

PONENTE: DR. ERNESTO JOSE CASTILLO SOTO

Vista la apelación interpuesta por el abogado Wilson Yguaran Ospino, en su condición de Fiscal Segundo del Ministerio Público de la Circunscripción Judicial del Estado Mérida, contra la decisión del Tribunal de Primera Instancia Estadales y Municipales en Funciones de Juicio Nº 05 del Circuito Judicial Penal del Estado Mérida, de fecha 13 de Febrero del 2013, que acordó imponer al imputado DAVID JOSE ZERPA RANGEL, una medida cautelar menos gravosa. Al respecto observa la Corte:

DEL ESCRITO DE APELACIÓN

Inserto a los folios del 01 al 04 obra inserto el escrito de Apelación, en el cual el Abogado de Defensa señala:

Denuncio en primer lugar la OMISIÓN DE FORMAS SUSTANCIALES DE LOS ACTOS QUE CAUSE INDEFENSIÓN y CUMPLIMIENTO DEL DEBIDO PROCESO, por cuanto antes de tomar la decisión recurrida, el tribunal debió escuchar la opinión de la víctima, ello en virtud de lo establecido en el articulo 1 y en el segundo supuesto del ordinal 1 del artículo 122 y del Código Orgánico Procesal Penal; o a todo evento iniciar el debate oral y público y en virtud del principio de inmediación, valorar las pruebas en el desarrollo del debate oral y público.

Al respecto, el ordinal 1° del artículo 120 del Código Orgánico Procesal Penal

establece el concepto de víctima:

Definición. Se considera víctima:

1. La persona directamente ofendida por el delito;

A diferencias de otras legislaciones, la nuestra en todos los ordinales del artículo trascrito recoge una definición muy acertada y amplia de lo que es la víctima, pero para complementar esta concepción recurrimos al concepto esgrimido en la Declaración Sobre los Principios Fundamentales de Justicia para las Víctimas de Delitos y del Abuso de Poder, adoptada por la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en su resolución 40/34, de 29 de noviembre de 1985, que señala:

A.-Las víctimas de delitos

1. Se entenderá por "víctimas" las personas que, individual o colectivamente, hayan sufrido daños, inclusive lesiones físicas o mentales, sufrimiento emocional, pérdida financiera o menoscabo sustancial de los derechos fundamenta/es, como consecuencia de acciones u omisiones que violen la legislación penal vigente en los fstados Miembros, incluida la que proscribe el abuso de poder

Por su parte señala el artículo 23 del Código Orgánico Procesal Penal:

Protección de las víctimas. Las víctimas de hechos punibles tienen el derecho de acceder a los órganos de administración de justicia penal de forma gratuita, expedita, sin dilaciones indebidas o formalismos inútiles, sin menoscabo de ios derechos de los imputados o acusados. La protección de la víctima y la reparación del daño a la que tengan derecho serán también objetivos del proceso penal. (Subrayado nuestro}

Las normativas transcritas, son el reflejo de lo que se ha llamado en el ámbito del derecho procesal penal a nivel universal, las etapas de "renacimiento de la víctima" y de "protagonismo de la víctima", pues es ahora cuando la víctima adquiere un rol protagónico dentro del proceso penal, y sus derechos se equiparan a los de los imputados, haciéndose realidad y de posible aplicación el "Principio de la Igualdad Procesal".

Esta tendencia a buscar un rol protagónico de la víctima, se inclina por establecer una “víctima colaboracionista” como lo denomina el argentino ALBERTO BOVINO.

En ese orden de ideas, es importante resaltar que en los delitos que atentas contra las personas, se debe considerar la intencionalidad del agente; la cual en el presente caso, fue apoderarse de la cosa a través de medios violento con arma de fuego como en efecto lo realizó. ¿Podríamos determinar por el resultado producido que la intención era el robo?.

En el presente caso se evidenció en la investigación; que el imputado David José Zerpa Rangel, el día de los hechos, se abalanzó sobre la humanidad de la víctima apuntándola con una arma de fuego bajo amenaza de muerte causándole lesiones en sus extremidades superiores, ya que al no atender la pretensión del imputado, este adoptó una conducta mas violenta y por suerte de la víctima, por las adyacencias del sitio del suceso se encontraba una comisión policial, la cual pudo frustrar el robo.

Al respecto se pregunta esta Representación Fiscal:

¿Cuál será el resultado lógico de amenazar a la víctima con peligro inminente a la vida con una arma de fuego y causándole lesiones?.

¿Será que no pasa por la mente del autor que otro resultado puede generar su conducta?

Para aclarar este planteamiento necesariamente debo referirme en primer lugar al concepto de DOLO, que según el doctrinario venezolano ALBERTO ARTEAGA "... consiste en la intención de realizar un hecho antijurídico''. De igual forma, citando al maestro CARRARA, el dolo "surge del concurso del entendimiento y de la voluntad, siendo un esfuerzo de la voluntad hacia un determinado fin".

Por otra parte, el autor GRISANTI AVELEDO establece una serie de circunstancias que pueden orientar al Juez a determinar si el sujeto activo tenía la intención de matar (animo necandi) u otra, señalando:

a) Las lesiones: ocasionadas en las manos a la víctima, realizada con una arma de y bajo amenaza de muerte, exigiendo la cantidad de dinero y objetos destinados para la venta que realizaba la victima para el momento del hecho.

b) Medio je comisión un arma de fuego.

De manera tal, que cuando el imputado arremete violentamente contra su victima, necesariamente se paseó por la posibilidad de que le generaría un resultado nefasto y lógico como la muerte de la victima ya que su acción violenta era orientada a obtener el dinero y productos destinados para la venta, que aunque no le causó;...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS