Decisión de Juzgado Superior Segundo en lo Civil, Mercantil, Tránsito de Carabobo, de 20 de Mayo de 2010

Contenido completo sólo para clientes

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS
RESUMEN

PRIMERO: PARCIALMENTE CON LUGAR el recurso procesal de apelación ejercido por la parte actora, ciudadanos José Aniceto Torrealba y Aura Marina Quero de Torrealba; SEGUNDO: SE MODIFICA la sentencia definitiva dictada en fecha 19 de marzo de 2010, por el Juzgado Primero de los Municipios Valencia, Libertador, Los Guayos, Naguanagua y San Diego de la Circunscripción Judicial del Estado Carabobo;;... (ver resumen completo)

EXTRACTO GRATUITO

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

Juzgado Superior Segundo en lo Civil, Mercantil, Bancario,

del Tránsito y de Protección del Niños, Niñas y Adolescentes de la

Circunscripción Judicial del estado Carabobo

Valencia, 20 de mayo de 2010

200º y 151º

EXPEDIENTE Nº: 12.762

SENTENCIA: DEFINITIVA.

COMPETENCIA: CIVIL

MOTIVO: RESOLUCIÓN DE CONTRATO DE ARRENDAMIENTO

DEMANDANTES: JOSE ANICETO TORREALBA y AURA MARINA QUERO DE TORREALBA, venezolanos, mayores de edad, titulares de las Cédulas de Identidad Nros. V.-7.277.755 y V-7.302.100.

APODERADOS JUDICIAL DE LA DEMANDANTE: MARCO ANTONIO ROMAN AMORETTI y MARIA DEL CARMEN FERREIRA ANTUNES, abogados en ejercicio e inscritos en el Inpreabogado bajo los Nros. 21.615 y 71.445, respectivamente.

DEMANDADO: MARCOS JOSE SARMIENTO, venezolano, mayor de edad, titular de la Cédula de Identidad Nº V.-12.482.901.

APODERADO JUDICIAL DEL DEMANDADO: No acreditado en autos

Conoce este Tribunal Superior del recurso procesal de apelación interpuesto por el abogado Marco Román Amoretti, procediendo en su carácter de apoderado de la parte actora, en contra de la sentencia definitiva dictada en fecha 19 de marzo de 2010, por el Juzgado Primero de los Municipios Valencia, Libertador, Los Guayos, Naguanagua y San Diego de la Circunscripción Judicial del Estado Carabobo; en la cual se declaró sin lugar la demanda que por resolución de contrato de arrendamiento, incoaran los ciudadanos José Aniceto Torrealba y Aura Marina Quero de Torrealba, en contra del ciudadano Marco José Sarmiento.

Cumplidas como han sido las formalidades legales, entra esta instancia a decidir, previas las siguientes consideraciones:

I

ANTECEDENTES DEL CASO

Comenzó el presente juicio con libelo de demanda presentado en fecha 17 de junio de 2009, por ante el Juzgado Quinto de los Municipios Valencia, Libertador, Los Guayos, Naguanagua y San Diego de la Circunscripción Judicial del Estado Carabobo; correspondiéndole al Juzgado Primero de los Municipios Valencia, Libertador, Los Guayos, Naguanagua y San Diego de la Circunscripción Judicial del Estado Carabobo, previa su distribución, admitiendo la demanda por auto de fecha 06 de julio de 2009, en el cual ordenó el emplazamiento de la parte demandada.

En fechas 04 de agosto, 23 de septiembre y 09 de octubre de 2009, el Alguacil del Tribunal de Municipio deja constancia de la imposibilidad de practicar la citación de la demandada.

Por auto del 20 de octubre de 2009, el Tribunal de Municipio, previa solicitud de la parte actora, acuerda practicar la citación de la demandada, a través de cartel publicado en la prensa.

Practicada la citación de la parte demandada, en fecha 05 de febrero de 2010, el Tribunal de Municipio acuerda, previa solicitud de la parte demandante, designar defensor ad-litem al demandado, en la persona de la abogada Marianella Godoy, ordenando su notificación, a los fines que manifestara su aceptación o excusa al cargo a que fue designada.

Len fecha 22 de febrero de 2010, el demandado presenta escrito de contestación a la demanda.

Mediante escritos presentados el 25 de febrero de 2010 y el 04 de marzo de 2010, ambas partes consignaron escritos de promoción de pruebas, las cuales fueron admitidas por autos separados del 08 de marzo de 2010.

Mediante sentencia dictada en fecha 19 de marzo de 2010, el Juzgado Primero de los Municipios Valencia, Libertador, Los Guayos, Naguanagua y San Diego de la Circunscripción Judicial del Estado Carabobo, declaró sin lugar la demanda que por resolución de contrato de arrendamiento incoaran los ciudadanos José Aniceto Torrealba y Aura Marina Quero de Torrealba, en contra del ciudadano Marco José Sarmiento. Contra dicha decisión la parte demandante ejerció el recurso procesal de apelación, siendo admitido dicho recurso en ambos efectos mediante auto de fecha 06 de abril de 2010.

Cumplidos los trámites de distribución, le correspondió a esta superioridad conocer de la presente causa y por auto de fecha 05 de mayo de 2010, se le dio entrada al expediente fijándose el décimo (10°) día de despacho siguiente a esa fecha para dictar sentencia en el presente juicio.

En fecha 11 de mayo de 2010, la representación de la parte actora consigna ante esta alzada escrito de alegatos.

Estando en la oportunidad procesal correspondiente, entra esta instancia a decidir, lo cual hace en los términos siguientes:

II

ALEGATOS DE LAS PARTES

Parte Demandante:

Narra en su escrito libelar que en fecha 07 de agosto de 2002, firmó un contrato de arrendamiento con el ciudadano Marcos José Sarmiento, autenticado ante la Notaría Sexta de Valencia del Estado Carabobo, anotado bajo el Nº 09, Tomo 50, mediante el cual dieron en arrendamiento un inmueble distinguido con el Nº 07, ubicado en el lote “Q” de la Urbanización Rafael Urdaneta, Calle Las Trincheras, parroquia Rafael Urdaneta, municipio Valencia del estado Carabobo.

Que en el referido contrato de arrendamiento se comprometió el ciudadano Marcos José Sarmiento a pagar un canon de arrendamiento mensual de Bs. 130.000,00, hoy Bs. 130,00.

Que en la cláusula cuarta se estableció que el contrato tendría una duración de un (1) año fijo, constado a partir de la fecha de la firma del mismo, y se prorrogaría automáticamente por igual periodo si alguna de las partes no manifestara su decisión de darlo por terminado con treinta (30) días de anticipación al vencimiento del plazo fijo o de prórroga en cuestión si la hubiese para los efectos legales consiguientes y que la prórroga se consideraría como un nuevo contrato por un (1) año fijo, pero quedando siempre sujeto a la condición del aviso posterior al previsto.

Que en la cláusula novena se dispuso que serían por cuenta del arrendatario las reparaciones menores que necesitara el inmueble y en la cláusula décima, se estatuyó la obligación del arrendatario de comunicar a los arrendadores la necesidad de cualquier reparación mayor.

Señala que en fecha 22 de mayo de 2009, se constituyó el Juzgado Tercero de los Municipios Valencia, Libertador, Los Guayos, Naguanagua y San Diego de la Circunscripción Judicial del Estado Carabobo, en el inmueble arrendado, siendo recibido por el ciudadano Marcos Sarmiento, a los fines de realizar una inspección judicial, dejando constancia la juez de una serie de particulares que menciona el demandante y de lo cual se desprende, en su decir, que la pared pintada de azul claro está en mal estado de conservación, que hay una puerta rota y dañada, otra puerta rota y otra dañada.

Cita el contenido de los artículos 1.592, 1.595 y 1.596 del Código Civil Venezolano.

Explica que el arrendatario debe servirse de la cosa arrendada como un buen padre de familia, lo que significa que deberá conservar el inmueble en el perfecto estado en que lo recibe, y que en el presente caso se pudo constatar de la inspección judicial que no se conservó las puertas del inmueble, que existe una losa del segundo piso rota, que existen grietas en una pared y en el techo y que todas las puertas están dañadas, incumpliendo así con su obligación de buen padre de familia....

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS